Buscar en este blog

martes, 9 de mayo de 2017

DOLOR DEL ALBA


Duerme, mi niño, duerme,
llega la aurora,
tiene en su dulce rostro
el alba toda,
como amapola
que aguarda ya el rocío
callada y sola.

Duerme, mi niño, duerme
que yo te miro
y en mis labios dibujas
calor y frío.
Hunde tu almohada,
viene hiriéndote el rostro
la luz del alba.

Duerme, mi niño, duerme,
no digas nada
que el mundo te atropella,
te hiere y mata.
No mires nada,
no sepas el dolor
que viene al alba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario