Buscar en este barrio log

lunes, 3 de junio de 2019

Aritmética en dos sonetos

CIENTO CINCUENTA Y CUATRO
(Soneto I)

Un verso endecasílabo buscaba
en el profundo azul de aquellos ojos,
en la dulzura de esos labios rojos
que en mis ardientes sueños anhelaba.

Y ante el blanco papel yo me encontraba
pariendo de mi lápiz versos cojos,
naciendo de mi pluma ripios flojos
ni ritmo ni medida al verso hallaba.

Pero en este soneto que aquí os dejo
quede la prueba del esfuerzo mío
y sea de mi empeño fiel reflejo.

Va saliendo la cuenta que porfío:
Ciento cuarenta y tres y no me quejo,
ciento cincuenta y cuatro y ya me río.

TRESCIENTAS OCHO
(Soneto II)

Ciento cincuenta y cuatro en uno cuento,
habrá pues que seguir suma que suma
aunque llegue a la boca blanca espuma,
aunque al corazón hiera gran lamento.

Aunque desgarre al alma el sufrimiento
y la claridad se haga obscura bruma,
aunque vuelva a mi boca aquella espuma
que me ahoga y me causa gran tormento.

Y cuento y cuento un verso y otro verso,
y sumo y sumo y llega al fin la cuenta
y ya en ciento veintiuna estoy inmerso.

Pero en ciento cincuenta y cuatro aumenta
y a esta altura ya nada me es adverso:
trescientas ocho acaban con mi afrenta.

VEN, EMÉRITA



¡Ay, qué miedo, qué terror!
Personas tras los cristales
que semejan animales
llenos de ira y de furor.
 Y esos rostros, ay qué horror,
que me miran fijamente,
tan apasionadamente,
entre cánticos feroces
me amenazan con sus voces.
¡Nunca he visto tanta gente!

¡Ay, cuánto odio vi en sus ojos,
cuánta rabia reflejaban!
Las murallas las montaban
con niños, mujeres y cojos.
Ni en la guerra con los rojos
tuve yo tanto temor
¡cuánta rabia, cuanto ardor,
qué consignas, cuánto afán!
¡Gritaban en catalán
provocando un gran pavor!

Y yo os lo digo en conciencia
que fue por gracia del cielo,
nos libramos por un pelo,
nos salvó la providencia.
Y, apelando yo a la ciencia,
la pregunta bien esquivo
del letrado inquisitivo
que valiéndose en la toga
siempre impío me interroga...
y es que el tiempo es relativo.

Ven, emérita valiente,
a salvarme de este horror,
ven, emérita de amor,
ven, emérita doliente.
Alza, emérita, la frente,
emérita que suspira
y emérita que me inspira.
Ven, emérita que llora
a esa España que te implora.
Ven emérita es mentira.

viernes, 8 de marzo de 2019

Beso de la muerte


En una tumba estarás,
losa de cemento duro,
solo queda en tu futuro
el silencio nada más.
En tu silencio serás
piedra y polvo en el camino,
el verdadero destino
de tus huesos y mis huesos,
de mis labios y tus besos,
de aquel amor peregrino.

Petó de la mort 

Aquesta magnífica escultura (fotografía de 2012) pertany a una tomba del Cementiri del Poblenou (Barcelona) primer cementiri que es va situar fora de la ciutat. Data del any 1930 i al epitafi, en homenatge al jove Josep Llaudet Soler allí enterrat, figuren aquests versos (hendecasíl·labs) de Mossèn Cinto Verdaguer:

Mes són cor jovenívol no Pot més;
a ses joves la Sanch s'atura i glaça
i l'esma perduda Amb la fe s'abraça
sentint-se caure de la mort al bes

domingo, 17 de febrero de 2019

UN DOMINGO EN COLÓN



Ya está la soflama escrita

en los ardientes papeles,
piensan que son coroneles...
reyes son sin coronita.
Osados abren la espita
del ego que los inflama
y van prendiendo la llama
del odio a quien no es igual.
Son cerebro genital,
son conciencia de almojama.

Entre la miseria gozan

reclutando admiradores,
serán fieles servidores
del lodazal en el que hozan.
Y cuando sus garras rozan
el corazón de las gentes,
como alfileres candentes
asolan su dignidad
llenando de iniquidad
sus empobrecidas mentes.

Como estandarte una cruz,

son reserva espiritual
de esa España medieval
que llevan en la testuz.
Algunos hacen el buz
a su patriotismo bajo,
son la España del badajo
y la Santa Inquisición,
son razón de sinrazón,
son ¡A por ellos, carajo!

Añoran tanto a Fernando,

a Isabel añoran tanto
que es su añoranza gran llanto
que van al cielo clamando.
Y al pueblo van reclamando
su católica unidad.
¡Fascista realidad
su bandera y su consigna
que ante el altar se presigna
con hipócrita humildad! 

En su lengua viperina

se amontonan, ponzoñosas,
las mentiras asquerosas
que atesora en su letrina.
Entre sus heces camina
esparciendo su veneno
revolcándose en el cieno
en el que tanto disfruta.
La mierda pues, se disputa
entre fascismos sin freno.

Tres, tres, mira que eran tres

que ese día se juntaban
y en el podio relajaban
de la cabeza a los pies.
La foto que ahora ves
es aquella que decían
que ni de broma querían.
Bien sonrientes se les ve
y en su sonrisa se lee
la bazofia que porfían.

POEMA IMPROVISADO

Solitaria,
como una mano sin la otra,
como mis labios sin tu nombre,
solitaria.

Roja,
como un sueño de colores,
como la sangre de una herida,
roja.

Hermosa,
como el cielo sobre la mar,
como el beso de una ola,
hermosa.

Cuántas cosas por decir,
cuántos sueños por contar,
cuántas horas por vivir,
cuánto amor que recordar.

Solitaria, roja, hermosa...

jueves, 18 de octubre de 2018

DELIRIOS

Contra el estigma en salud mental

Un nuevo día empieza y mi ventana
abierta ya de par en par te espera
oh, mi ansiada, falaz y vil quimera,
pues quimera es la luz de mi mañana.

Oscura claridad, visión tirana,
¿soñando estoy tu luz, mi luz primera,
o esa es real, tu luz, la verdadera?
oh, cruel encrucijada, duda humana.

No sé si sueño aún o estoy despierto,
no sé si oigo esa voz o esa voz sueño,
entre voz y voz siento desconcierto.

En comprenderme pongo mucho empeño,
pero en cómo entenderme aún no acierto,
que vivo entre mis voces solo un sueño.

Temiendo sus agravios no me enseño,
por miedo de sus risas yo me oculto,
huraño me refugio del insulto
y escapo con sus voces a mi sueño.

PERFECTO ESPERPENTO 2018

Abel Santos
El día 11 de octubre, después de una mesa redonda sobre salud mental (Dialogada-MENT, la salud mental sin complejos) se entregó el premio de poesía PERFECTO ESPERPENTO contra el estigma en salud mental que otorgan las bibliotecas de Sant Boi.
 El premio, en su segunda edición, recayó este año en el poema de Abel Santos titulado LA DESAPARICIÓN y que Abel presentó bajo el pseudónimo de "El desaparecido". La alcaldesa de Sant Boi, Lluisa Moret, hizo entrega del premio que recogió en nombre de Abel, Angi Expósito.


LA DESAPARICIÓN


Simplificar el ansia excesiva de vida
a la mínima expresión.
Volverse uno sencillo, irrompible,
como la partícula de aire ante el espejo de agua
de un mundo interior.

No tener química con la decadencia.

Lejos del sí.
Lejos del no.

Muy lejos, con suficiente silencio.

Lejos del sí.
Lejos del no.
Material
pero sin mancha alguna de materia,
como en ese poema
de Carmen Jodra Davó,
sin poder ser seducido o abatido
en un efecto
dominó
por la muerte.

Pero no desapareceré como yo quiero.

El diez por ciento de la mente en uso
-corregido y aumentado-
se empeña en que hay que disparar
el número de joyas y egos.
Un final que le viene como anillo al dedo
al absurdo delirio que gira

ahí
fuera.

Ya viene el enfermero
para darme la Zyprexa.