Buscar en este blog

martes, 21 de diciembre de 2010

LA MANCHITA DE SANGRE

   Salvo quizás por aquella minúscula y casi imperceptible manchita de sangre, que fatalmente Mery descubrió en uno de los puños de mi camisa, el plan era perfecto. El arisco gato del vecino habría sido declarado culpable y yo disfrutaría ahora del apacible silencio que hoy reina en el salón, antes siempre perturbado por los agudos e insoportables chillidos de la cotorra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario