Buscar en este blog

martes, 21 de diciembre de 2010

CURIOSIDAD


   Desde aquel lugar la vista era inmejorable. Pasaba las tardes enteras sentado allí, observando el increíble ajetreo. Sentía una irresistible curiosidad por saber cómo sería estar en medio de aquel bullicio y aquella tarde sucumbió a la tentación. De un salto salvó los tres metros de altura. Oí su insistente llamada y le busqué. Salí, me asomé y allí estaba, con el pánico reflejado en sus redondos ojitos, maullando sin cesar. Saltar a la calle había sido fácil pero volver a subir…eso era más difícil.

4 comentarios:

  1. Un relato muy bien logrado, estimado Piteira. A veces los humanos somos como el gatito curioso, solo que nos quedamos en la caída jajaj.

    Un abrazo Poeta.

    ResponderEliminar
  2. Desta lucícheste outro pouco. Manexas moi ben a linguaxe!

    En fin, que pases un Bo Nadal e Aninovo.

    Biquiños.

    ResponderEliminar
  3. Las imágenes se dibujan tras tus palabras con mucha frescura y nitidez.
    Imagino el bullicio, lo escucho y puedo ver el pánico en los ojos del gato.
    Me ha gustado.
    Feliz Navidad, Bo Nadal
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Sois muy amables con vuestros comentarios. Me alegro mucho de que os haya gustado.

    ResponderEliminar