Buscar en este blog

martes, 13 de julio de 2010

CUENTO DEL ABUELO

Me contó el abuelo un día,
recalcando que fue cierto,
que un buen vecino en su huerto
una culebra tenía,
a la que el hombre quería
como a perrito casero
y cuidaba con esmero
desde el día en que nació
y así la sierpe medró
tan fuerte como el acero.

Ya crecida la serpiente
a su amigo no olvidaba
y confiada esperaba
el sustento pertinente
que de su mano paciente
cada mañana comía.
Mas sucedió que un mal día
el buen paisano enfermó
y a su cita no acudió
que estuvo en la enfermería.

Poco más de una semana
guardó reposo el enfermo
con su manta y con su termo
sin moverse de la cama.
Y ocurrió que una mañana,
de su dolencia curado,
con manjares preparado
visitaba al animal,
más fue el encuentro fatal
pues lo tragó de un bocado.

Safe Creative #1009087280069

No hay comentarios:

Publicar un comentario